¡Nunca desperdicies una crisis!

En su novela Cryptonomicon Neal Stephenson narra los intentos de una empresa de montar un paraíso de datos en una isla asiática con el nombre ficticio de Kinakuta. El término data haven lo inventó Bruce Sterling 1998 en Islas en la red; William Gibson utilizó dos años antes -en Conde Cero– el término data pardise. Ahora el concepto abandona las novelas de ciencia ficción y se materializa en una isla en el atlántico norte: Islandia, que acaba de aprobar una legislación que hace realidad el concepto de paraíso de datos.

Vista desde la Librería del Agua hacia el puerto de Stykkishólmur en Islandia.

Empresas como la multinacional suiza Trafigura fuerzan a través de una interpretación excesiva de leyes de difamación  la censura de hechos ya publicados. La empresa lo consiguió tras haber envenenado a más de 100.000 personas con los residuos tóxicos que desechó frente la Costa de Marfil.

Otro ejemplo de represalias, es el caso de Judith Miller, periodista del The New York Times. Ella fue encarcelada durante 85 días por no entregar el nombre del informante quien reveló que Valerie Plame era agente del CIA. No salió de la cárcel hasta que la persona en cuestión, Lewis Libby, jefe del estado mayor del vicepresidente Dick Cheney, la liberó de su obligación de discreción.

Un puerto para la libertad de prensa

Escenarios así no pasaran más con la nueva ley recientemente aprobada en Islandia. La idea inicial viene del 2008. En una conferencia del Icelandic Digital Freedoms Society John Perry Barlow, uno de los fundadores del Electronic Frontier Foundation, sugiere a Islandia ser un paraíso para las libertades digitales y lo llama la Suiza de los bits. Pocos meses después y, como consecuencia de la crisis financiera, el país queda al borde de la bancarrota. WikiLeaks publica el 30 de julio un informe interno del banco Kaupthing, el que ha sido elaborado poco antes del colapso del sector banquero islandés. El documento muestra que han dado, sin garantías reales, créditos de billones a diferentes propietarios del banco. Los abogados de la entidad amenazan a Wikileaks con medidas legales haciendo referencia al secreto bancario. La publicación causó gran revelo en el país, siendo discutida durante semanas en los diarios. Es este hecho el que sensibiliza a la opinión pública sobre la importancia de la transparencia en la política y en los medios de comunicación. Entonces un conjunto de científicos y hackers elabora, bajo el nombre Icelandic Modern Media Initiative, una propuesta de ley basada, en gran medida, en las legislaciones más transparentes de otros países.

Smári McCarthy es portavoz de la iniciativa. Durante una de estas noches en Reykjavik que parecen pleno día, nos cuenta  cómo juntaron las diferentes legalizaciones internacionales. Después que la idea de un paraíso de datos hizo eco en el ciberespacio les llegaron indicaciones de gente de todo el mundo. Sentado en la piso de un amigo en Berlin empezó a leer leyes como la de protección de periodistas en Bélgica, una ley sueca que no hace responsable a los proveedores por los contenidos y el primer artículo de la constitución estadounidense que protege la libertad de expresión. Todo junto crea una marco que conecta transparencia y libertad de información. Islandia además tiene recursos energéticos extensos que ofrecen la posibilidad de mantener los muchos centros de procesamiento de datos necesarios de una forma ecológica y barata.

Aquí la medida punto por punto según el Icelandic Modern Media Initiative:

Las medidas aprobadas protegerán toda la cadena de la información.

Protección de fuentes
Las fuentes anónimas que deseen informar al público estarán protegidas por un acuerdo de confidencialidad con un periodista o  un medio de comunicación.

Protección de whistleblowers
Whistleblower son personas que indican en anónimo inconvenientes en empresas o instituciones. Su anonimato estará protegido y a organizaciones, como Wikileaks, no se les puede forzar a relevar su identidad.

Protección de la comunicación
Queda protegida la comunicación entre fuentes anónimas y medios de comunicación y la comunicación interna en medios .

Limitar la retención previa
La retención previa es la coerción ejercida a un editor por la autoridad o el sistema jurídico con el fin de evitar la publicación de un asunto especifico. Este ejercicio queda limitado a través de la extensión de la libertad de expresión declarada en la constitución.

Protección de procesos
La corte debe velar porque un proceso no sufra recortes a la libertad de expresión a través un acceso igualitario a la justicia, emplazamiento a testigos u otras mociones de interlocución. El juez puede, además, declarar un materia como un caso de libertad de expresión, protegiéndolo de abusos que oculten información al público en general.

Protección de la historia
Últimamente se estableció en algunos países europeas como Gran Bretaña el vicio de que un artículo esta visto como publicado cada vez que uno lo accede por la red. Eso permitió a personas de censurar medios en el sentido que tengan que borrar artículos antiguos de sus archivos.

Protección del turismo de libelo
Como Libel tourism se entiende la práctica de demandantes que presentan denuncias en juzgados, tanto nacionales como internacionales, que favorecen sus causas en asuntos sobre contenidos publicados en contra de ellos.

Legislación acerca de libertad de información
Basado en modernas leyes de Estonia, Escocia, Gran Bretaña y Noruega contiene una legislación asegura la transparencia gubernamental.

Premio islandés a la libertad de información
Islandia otorgará un premio anual a personas y entidades que luchen a favor de la libertad de expresión.

El pasado 15 de junio el parlamento aprobó por unanimidad el proyecto de ley y ahora el gobierno tiene que formularla. Según Smári, en un caso ideal podría durar tres meses en publicarse pero es más probable que, por la burocracia, la entrada en vigor de lay será el próximo año.

Efectos bilaterales

Muy posiblemente Islandia empezará a negociar una posible afiliación con la Unión Europea. Preguntando por los posibles peligros de un acuerdo, Smári cree que la mayoría de las leyes tomadas como referentes provienen de miembros actuales de la Unión Europea y mientras que entre en vigor antes de asociarse no habrá problemas. Algo muy parecido ve en los problemas que vendrán de las negociaciones de ACTA, donde Islandia no participa, pero que lo afectarían asociándose a la Unión Europea.

Esta ley puede proteger a periodistas, bloggers y fuentes en otros países, de una forma similar como lo hace Wikileaks. Ellos conducen su comunicación a través de Suecia y Bélgica y por lo tanto están protegidos por la legislación de estos dos países. La constitución sueca protege el anonimato de las fuentes y la ley belga protege la confidencialidad de la comunicación entre periodistas y fuentes.

Smári reconoce que le hubiera gustado la inclusión de medidas como liberalizar el derecho de autor y la acogida de refugiados en relación a la libertad de expresión. Buscando la aprobación de partidos de la derecha tuvieron que desechar estas medidas. Según él, estas medidas entrarán en la próxima lucha.

Esta entrada fue publicada en Red y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Nunca desperdicies una crisis!

  1. Joan dice:

    Gracias por el reportaje, muy interesante. Me acabo de iniciar en el tema de Islandia leyendo este resumen de la revolución islandesa: http://nosinmibici.com/2011/01/23/2073/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *