1) ¿Cómo surge vuestro proyecto, qué objetivos tiene?

La Invisible surge de la conformación de una plataforma, Creadores Invisibles, y de la necesidad de poner en marcha en Málaga un espacio destinado a fomentar la Cultura Libre, la Autoorganización ciudadana y el pensamiento crítico. Se acompaña de una trayectoria de experiencias de Centros Sociales de Gestión Ciudadana de más de 10 años en la ciudad. De este modo en Marzo de 2007 una amplia red de vecinos, creadores locales, precarios, docentes, etc decidimos ocupar un edificio abandonado de propiedad municipal de 2.000 mts cuadrados y poner en marcha esta “Institución de lo común” llamada La Casa Invisible.

2) ¿Cuáles son las metodologías de trabajo que empleáis en vuestro proceso de producción?

Un proyecto de estas características se sólo puede sostenerse desde una intensa cooperación, trabajo colaborativo y coordinación entre los distintos espacios y áreas que conviven en el proyecto (que son muchos). Esta coordinación se articula vía online (listas, redes sociales-crapgrass) y de forma física/material a través de los grupos de trabajo y las Asambleas de Gestión. Intentamos no caer en un exceso de formalismo sino que a través de principios claros y un marco de confianza se pueda generar un funcionamiento lo más intuitivo posible que garantice espontaneidad y toma de iniciativa por parte de los grupos y espacios de trabajo.

3) ¿Hay alguna particularidad en vuestras metodologías de trabajo que consideráis de especial relevancia?

Las metodologías participativas y de complejidad organizada no son especialmente novedosas, lo relevante en todo caso es la gestión colaborativa de un Centro Social y Cultural realmente enorme, con innumerables iniciativas y que es atravesado por miles de personas. Creemos que en todo caso es una demostración de que los ciudadanos pueden gestionar, afinando las metodologías y las formas de organización, espacios culturales y sociales sin depender de regulaciones estatales o mercantiles.

Be Sociable, Share!